El valor de la información y los datos para la toma de decisiones

La toma de decisiones a través de la información

¿Sabías que el 99% de las decisiones que tomamos al día están automatizadas por nuestro cerebro? Puede que por eso, el 1% de las decisiones que tomamos conscientemente, las valoramos detenidamente. Antes de tomar una decisión, ya sea en el ámbito personal o laboral, contrastamos toda la información que tenemos a nuestro alcance para asegurarnos, todo lo que podamos, que tomaremos la correcta.  En momentos críticos, cuando el tiempo apremia, las decisiones deben ir más acorde que nunca con la situación y, si no tenemos datos objetivos de cómo el entorno nos está afectando a nosotros y a nuestro entorno, la decisión que tomemos será como ir con los ojos vendados hacia un futuro incierto.

Análisis de datos

Nos gusta mucho hablar de KPIs y métricas de negocio pero lo cierto es que ese reporting no nos sirve de nada si no lo analizamos. El análisis es darle explicación a los datos para obtener un conocimiento que, todavía, no tenemos.

Te has convertido en analista si:

    • No vives obsesionado con los datos. No buscas cantidad sino calidad. Sabes que la clave del análisis es descubrir la tendencia.
    • No sólo fijas objetivos, sino que lo haces antes de tener los resultados. No dejas el análisis para el final y ver si ha habido suerte.
    • Buscas los indicadores que te permiten saber si estás cumpliendo los objetivos.

Si todavía vives de reportings y datos sin analizar, que no cunda el pánico, que vamos a darte cuatro consejos para cambiarlo. Antes de nada, debemos planificar e identificar los factores que más nos influyen, los recursos que tenemos y dónde queremos llegar. Dicho esto, ahí van los 4 pilares:

  1. Definir los objetivos es esencial para que el análisis nos dé conclusiones y optimización
  2. Identificar la estrategia y las tácticas que vamos a usar para conseguirlo
  3. Definir las métricas que vamos a tener en cuenta. Indicadores concretos (más vale que sean pocos y precisos) según los objetivos
  4. Segmentar, tener valores objetivos para cada métrica

Con este patrón, podrás analizar cualquier proceso: email marketing, analítica web, SEM, SEO…y con toda la información que sacarás del análisis de datos, verás la tendencia y podrás tomar mejores decisiones a corto y largo plazo.

Análisis de los medios

Más allá de los datos cuantitativos, debemos controlar los cualitativos como el análisis de medios.

Teniendo en cuenta nuestro público y estrategia, debemos seleccionar los medios y soportes que  nos interesa seguir. Debemos tener en cuenta: la empresa, el producto, el precio, nuestra estrategia digital, las ventas y la competencia. Fijaros que siempre vamos a ser capaces de anticiparnos a la competencia a través de los medios, ya sean convencionales, digitales o especiales. Por ese motivo, planificar y seguir los medios que nos interesan resulta clave para nuestra corporación.

Storytelling vs. Storylistening

Todos conocemos la importancia de una buena historia, pero dar por hecho que por inventarnos un relato nos van a escuchar, sería un error. Nos gustan las historias, pero sobre todo, nos gusta vernos reflejados en ellas. El storytelling es vital para conseguir conectar con las audiencias, sin relato no hay engagement.

Para construir nuestro relato, debemos dominar el pasado de la organización para unirlo al futuro y al presente. Cuando nos referimos a nuestro pasado, atraemos esa nostalgia que ayuda a nuestros oyentes a que sientan el presente y vean el futuro. Sin embargo, contar historias no nos sirve de nada si no sabemos hacia qué dirección van los pensamientos y valores, necesitamos saber cómo se siente nuestro público para conseguir atraerlos y alinearlos a una misma dirección. La magia del storytelling recae en el storylistening.

Como bien dice Eva Ballarín, investigadora y divulgadora de tendencias:

“Es la era del Storylistening: escuchar al cliente (de todas las formas a nuestro alcance) para generar experiencias que den como resultado vínculos fuertes y duraderos con él, vínculos que nos permitan alcanzar los objetivos de marca.”

Las empresas debemos escuchar, porque sólo así abrimos nuestras miras y, como bien dice el especialista en reputación online y escucha activa Rafael Gimeno: salir de nuestro castillo de confort. Cuando seguimos a los medios y analizamos la información, estamos recopilando conocimiento, mejorando así nuestra forma de comunicarnos para que sea más plural, innovadora y acorde con los valores actuales. Por lo tanto, el buen storytelling empieza con el storylistening: crear historias con valores tiene que ver mucho más con escuchar que con contar.

Por lo tanto, sólo analizando los medios, podremos aplicar el storylistening, que es lo mismo que el social listening y seguro que habrás llegado a la conclusión de que estamos hablando de practicar la escucha activa. Pues sí, la escucha activa es la clave para cualquier empresa, monitorizar los medios, tus datos web y las redes sociales es lo que permitirá que tengas un diálogo con tu público. Resulta imprescindible escuchar para saber qué opinión tienen de nosotros y gestionar nuestra reputación online. Nuestra estrategia en comunicación será efectiva si es oportuna, útil y coherente con el momento y sólo escuchando y analizando sabremos cómo y cuándo hacerlo.

Como se practica la escucha activa?

  1. Invirtiendo en herramientas de análisis para poder sacar conclusiones precisas y plurales
  2. Con un equipo especializado y familiarizado con los medios y el entorno digital
  3. Con el uso activo de las redes. Debemos entablar conversaciones con nuestros clientes para ganar feedback.
  4. Con un buen servicio de atención al cliente. Si escuchamos y realizamos un seguimiento de opiniones y de noticias relacionadas. podremos realizar mejoras.

Puedes empezar a practicar la escucha activa incluyendo botones  sociales para que resulte más fácil compartir tus publicaciones, simplificando la experiencia del usuario o facilitando todos los procesos para mejorar tu engagement.

En definitiva, la escucha activa nos ayuda a procesar toda la información para así analizarla e interpretarla objetivamente: midiendo el tono, la relevancia que tiene, de dónde y de quien procede, etc. Además, nos permite saber qué hace la competencia y aprender de sus logros y errores.

Por eso, la monitorización de medios es la herramienta por excelencia para poder seguir todo lo que se dice en un mundo dónde hay un exceso de información. Monitorizar profesionalmente Internet y todo tipo de medios (digitales, audiovisuales y  prensa impresa), te dará la tranquilidad y el conocimiento que necesitas para tomar decisiones más alineadas a la tendencia de cambio, asegurándote así el éxito a largo plazo.

Como bien dijo la guionista Lori Hil “Si no tienes la información que necesitas para tomar decisiones sabias, busca a alguien que sí la tenga” i en este caso, la monitorización de medios, es capaz de distinguir la información útil entre todo el ruido de Internet para que las decisiones estratégicas que tomes, sean acertadas.

Subscriu-te al nostre blog per estar al dia de MyNews.

Sol·licita la teva demo gratuïta​